Batir el Récord de la Hora es más fácil que ganar la Roubaix

Batir el Récord de la Hora es más fácil que ganar la Roubaix

En septiembre del año pasado Jens Voigt, un ciclista de 43 años y recién retirado del ciclismo, batía el Record de la Hora. Fue un suceso tan lamentable -edad, corredor enrolado en equipos de dopados toda su vida, palmeo de la UCI y hombre-anuncio de Trek, la marca del dopaje- que ni mereció la pena hacerse eco: eso no era el Record de la Hora, era un simulacro dotado de vida artificial por la UCI, deseosa de revitalizar un mito del ciclismo, y lo único que han logrado ha sido destrozarlo aún más.

La historia del Record de la Hora da para mucho, y no es el tiempo ni el lugar. Baste saber que todos los grandes campeones ciclistas que han ostentado el Record han calificado la prueba como una de las experiencias más duras que hayan tenido: son Coppi, Anquetil, Merckx, Indurain. Concluida la prueba, se derrumbaban o tenían que ser sujetados por los auxiliares para que, tras bastantes minutos, pudiesen recuperar la compostura.… Leer más

 

20 años en un libro que no cuenta nada

20 años en un libro que no cuenta nada

El propio autor del libro lo reconoce al final: empezó a escribir el libro cuando parecía que se iba a quedar sin retransmitir las carreras ciclistas, con las cuales se ha simbiotizado. Titulado maratonianamente A golpe de microfóno. Pedro Delgado. Las peripecias de un ciclista de élite reconvertido en periodista deportivo el libro ha tenido un desempeño comercial francamente nefasto, puesto que, a pesar de haber sido editado en las vísperas del Tour 2014 -como la inmensa mayoría de la literatura de género, colapsando el exiguo mercado-, no ha sido hasta la Navidad cuando se ha preparado una segunda edición.

No ha servido de nada el indudable tirón popular y carisma del protagonista: parece que el público está cansado de batallitas y anécdotas que, a fuer de repetidas, nada aportan. Y más cuando hay sobrados fundamentos para pensar que lo mejor se lo guarda para sí mismo y para los iniciados en la Ley del silencio del deporte donde se hizo famoso (Delgado ha sido más que un ciclista de élite, fue un fenómeno de masas en la España de los ochenta),  y donde sigue formando parte activa y militante de la cadena de compromisos, lealtades y servidumbres que tanto daño hace.… Leer más

 

¿Qué será de la generación de 1990?

¿Qué será de la generación de 1990?

Siempre es difícil la clasificación de generaciones. En otros ámbitos -como la sociología- se tiende a usar los 30 años, que es el periodo entre el nacimiento y la supuesta edad de empezar a tener descendencia; la demografía acota más ese periodo; en la propaganda, se nos mete a todos en la supuesta “generación del Príncipe -ahora Rey-”, como si nuestra formación y aspiraciones vitales fuesen paralelas al ya nacido distinto, por mucho que el Texto Sagrado llamado Constitución diga que todos somos iguales. Mejor no entramos en la artificial y académica distinción de generaciones literarias españolas, esa del 98, 14 y 27, y tiro porque me toca.

En lo que al ciclismo atañe, una generación es el grupo de corredores que, nacidos en el mismo año o con uno o dos años por encima o por debajo (para una cohorte generacional de cinco años), compiten en los mismos años y disputan las mismas carreras.… Leer más

 

Saxo gana tres de las últimas cuatro etapas del Tour

Saxo gana tres de las últimas cuatro etapas del Tour

Pon una etapa de 125 km. con cuatro puertos de alta montaña, y las diferencias serán mínimas. La fórmula de las minietapas quedó ayer de nuevo en evidencia con el poco espectáculo vivido entre Saint Gaudens y Pla d´Adet, una etapa de la que sólo recordaremos al ganador, y mientras lo siga siendo. Menos mal que hoy hay Tourmalet y Hautacam, y que al menos lo de ayer haya podido servir de desgaste.

Katusha intentó controlar al inicio de la etapa para las posibilidades de J. Rodríguez de ganar el maillot de la montaña. El catalán de 35 años pudo coronar primero el primer puerto de la jornada y el tercero, pero falló en el último que daba doble puntuación. No parece tener la cabeza para su reto: en el primer puerto puntuable, puso el turbo y, sin necesidad, sacó 300 metros en uno de esos sprints fulgurantes suyos. Cuando llegó el final de la etapa, iba boqueando y pedaleando como un cicloturista.… Leer más

 

Morir en la orilla

Morir en la orilla

Morir en la orilla es la expresión que mejor refleja lo vivido ayer en la espectacular etapa entre Tallard y Nimes, 223 km. de etapa. Y de fuga. Es el fenómeno que les vengo explicando: ya no se disputa la fuga del día. El primero que lo prueba, se va. Para alguien tan infeliz y tan amigo de la omertá como Pedro Horrillo, este extrañísimo fenómeno tiene explicación, y tiene la cara de balbucear esa explicación en un primer párrafo para la antología del absurdo.

Primer km., y se van los héroes del día en una etapa que todos los aficionados al ciclismo recordaremos. Los que no lo son ya empezaron el día criticando que un domingo no hubiese montaña, porque son así: españoles y poco amantes del ciclismo. La etapa era un escaparate para el lucimiento paisajístico de lo mejor de la Provenza, y que mejor que en uno de los días de más audiencia natural, y no inducida por piedras o asperidades orográficas.… Leer más

 

No va a ser ciclismo

No va a ser ciclismo

Indurain nunca subió el Gavia. A pesar de correr tres veces seguidas el Giro de Italia (subiendo al podio en todas ellas, y siendo el único corredor desde Merckx que ha ganado dos ediciones seguidas) la organización nunca ideó una etapa atrapar al gran navarro en la montaña-mito. Indurain subió una única vez el Stelvio: fue en 1994, en la legendaria etapa del Mortirolo, que no hubiese sido tan mortífero no haber venido precedido de la hora de ascensión que supone encarar esta otra montaña-mito.

El Gavia no se subía porque es una carretera imposible, y estaba el recuerdo de 1988. Aquel día una tormenta de nieve se desplomó sobre el pelotón, para gozo de esos aficionados al ciclismo que disfrutan con el sufrimiento innecesario de los corredores, como si no fuese suficiente con el simple desempeño de su profesión. De esos aficionados, y de esos organizadores, porque nunca se aprende de la historia, y para los que lo importante es el espectáculo entendido como una barbaridad.… Leer más

 

Esto es lo que hay

Esto es lo que hay

A finales del año pasado el Ayto. de Ponferrada realizó la puesta de largo del Mundial de ciclismo que, aparentemente, va a disputarse en la remota localidad leonesa dentro de ocho meses. Lanzaron una página web (con un nivel de textos bajísimo) y organizaron una francachela a los periodistas del gremio (españoles) claro, acompañados en este ocasión por cinco campeones que reconocieron el recorrido del Mundial, aprobado por la UCI muy poco antes.

En la página web oficial (“una ventana al mundo”) se encuentra el recorrido con dificultad y con una presentación chapucera y poco detallada. Este es el nivel, y no es una cosa nueva ni que no se venga anunciando desde hace tiempo. El día de la francachela había una buena niebla en Ponferrada, que deslució todo el evento, pero es que hay cosas que no hay por donde cogerlas: todas las fotografías son cutres -en algunas, posando delante de una valla comercial- y, bueno, el circuito es el que es.… Leer más

 

Yo fui (soy) olanista

Yo fui (soy) olanista

(Ponga la música que quieran de programas de confesiones a medianoche) Yo fui olanista. En gran parte, lo sigo siendo. La reciente tormenta a raíz de conocerse su positivo por EPO en el prólogo de Dublín del Tour 1998 -fue segundo- no aporta nada sustancialmente nuevo, puesto que la relación de Olano con el dopaje de la época -incluyendo su publicitado y alardeado boom con el Dr. Ferrari- es bien conocida, hasta el punto que tuvo que declarar en Italia en el año 1999 dentro de la causa mayor contra el médico italiano que acabó en la conocida prohibición para cualquier deportista de frecuentarlo, so pena de sanción deportiva.

Olano acaba de ser despedido de su puesto de director técnico de la Vuelta, en otro gesto de hipocresía del ciclismo. Lo que todo el mundo sabía, parece que Javier Guillén lo acaba de descubrir. Seguramente sea una medida de cara a la galería, puesto que se debe al guipuzcoano de Anoeta la revolución en recorridos de la Vuelta: empezó con Cordero y ha seguido con Guillén, al que ha ofrecido el imaginativo recorrido de este año, consistente en ¡once finales en alto!.… Leer más

 

¿Habrá una era Chris Froome?

¿Habrá una era Chris Froome?

Ha acabado el Tour del Centenario (de ediciones) con el triunfo del corredor predestinado: el segundo del año pasado, el dorsal número uno porque el vigente campéon no ha participado, se lleva su primer Tour con 28 años de edad y un dominio incontestable en montaña y contrarreloj, con tres etapas incluídas. Venía siendo el mejor corredor del año y lo ha refrendado, tras haber sido 2º-2º-4º en las últimas grandes vueltas en las que había participado.

¿Marcará Chris Froome una época en la carrera francesa? Por edad y características -incluyendo el parásito bilharzia- parece que sí. Desde luego, la carrera lo ha acogido sin ninguna de las garantías de sentido común que debería adoptar después del caso Armstrong y, en general, del dopaje masivo del pelotón durante los últimos 20 años de carrera. El Tour es una empresa y no una ONG, y tiene una necesidad empresarial de venderse como un producto limpio y con futuro, a pesar de lo cutrongo y retrofuturista de la ceremonia de ayer.… Leer más

 

Roma mínima, pero Roma

Los organizadores buscan una imagen así

La temporada ciclista sigue su curso, aunque la atención esté puesta en otros focos. Hoy se disputa Le Samyn en Bélgica, el jueves el GP Camaiore en Italia bien cerquita de la casa de Cecchini -hay tantos ciclistas profesionales estos días por ahí que no se justifica por la escasa relevancia de la carrera- y el fin de semana las dos fruslerías con las que RCS Sport quiere dotarse de carreras de prestigio.

El sábado es la ya conocida Strade Bianche, carrera a la que no acabo de ver la gracia, y en la que los organizadores y propagandistas dicen ver una Roubaix con mayor fascino. Será eso, pero la realidad es que no tiene público -nadie se quiere tragar el polvo blanco- y su desenlace en las seis ediciones disputadas ha distado mucho de ser espectacular, memorable o reseñable.

Para el domingo han recuperado el Giro del Lazio, histórica carrera del calendario ciclista internacional que no se disputaba desde 2008, cuando ganó el entonces emergente Francesco Masciarelli, hoy día retirado con una edad muy joven y una enfermedad muy grave.… Leer más