Roglic ya lidera el Tour

Hirschi fue campeón del mundo sub23 en Innsbruck, en una exhibición colectiva de Suiza remada por el corredor más talentoso de su país. Todo el día al ataque, en un recorrido de 180 km. Normal que en una etapa del Tour de 140 km. haya podido hacer lo mismo, aunque con resultado distinto.

Distancias de cicloturismo, de sub23, y cuatro horas en el sillín. Recuerden estos datos cuando vean el ganador del día, de 21 años. Hirschi, que solo es un año más viejo, salió con ganas. Ya estuvo en los primeros ataques, incluyendo ese colectivo del FdJ para reivindicarse, tras la debacle de Pinot. Todo el equipo en ofensiva, al fin y al cabo 24 horas antes habían subido de marcheta para hacer de cortejo fúnebre a su líder.

No sirvió de nada, porque ya no se regalan las etapas así. Ni por francés. Hirschi se fue en solitario subiendo Hourcère, y el único que pudo estar mínimamente a su rueda fue su compañero generacional Kamna, que al final del día también tuvo que ponerse a trabajar para Buchmann.… Leer más

Se mueve el escalafón (otra vez)

La historia del ciclismo no lleva a engaño, y menos la historia particular del Tour, si es posible deslindar ambas. Cuando hay una tiranía de un corredor, los aspirantes a derrotarlo se repiten año tras año: así pasó con todos los grandes, y así ha pasado con Froome.

Ahora vivimos en los turbulentos años que siguen antes de que se instale la nueva tiranía. Son los años post-Froome, aunque rara vez se presente así, cuando es lo más evidente por su edad, su lesión, y por el hecho de que ni siquiera está convocado por su equipo -del que se va, y que ha sido tan importante en su tiranía- para este Tour.

El heredero ya ha sido presentado y ha ganado un Tour, pero tiene un incoveniente: es escalador, y los escaladores sin otro tipo de habilidades es muy difícil que instauren una era por sí mismos, por mucho que les ayuden los organizadores al haber coincidido con una generación de franceses escaladores.… Leer más

Todos juntos hasta la distancia Roglic

Hombre, alguno quedará que espera mucho del primer gran puerto de la temporada, pero en una etapa de 135 km. y con dos superequipos controlando la carrera hay poca esperanza real de ver ciclismo, siquiera un poco.

Schar, quizás castigado por lo de ayer, o celebrando su fichaje a la estela de Van Avermaet por el AG2R, se volvió a fugar. O sea, intenten visualizar -si no hay visto la etapa- al corredor más alto del pelotón, con más de dos metros, en una supuesta etapa de montaña. Los escaladores ni siquiera intentan fugarse en dias así, y contra equipo así.

Y eso que el puerto de paso ante de la subida a Porte era duro, exigente y con la carretera muy estrecha. Habitual del Tour hace unos años, desapareció sin que nadie lo haya extrañado, y seguramente volverá dentro de poco, porque al finl y al cabo el Dauphiné es la incubadora, junto a París-Niza, de los futuros recorridos del Tour.… Leer más

La última derrota de Valverde

La última derrota de Valverde

Cuando hace cinco meses el Giro de Italia calcó el recorrido final del Giro de Lombardía, triunfó la escapada y en el grupo delantero entraron un montón de corredores apenas separados por segundos. Hace unos días, cuando se ha disputado la prueba, desde 20 km. a meta solo quedaban los jefes de fila -un elemento importante en la resolución de la carrera- y entraron todos desperdigados.

Sirva esto para poner en su justa medida esas etapas homenaje que incluyen las grandes vueltas -menos la de España, porque aquí no hay clásicas- y donde la gente ávida de emociones pone “es como la Roubaix”, “es como una mini-Lieja” o “es el mismo final que la Amstel”. Se podrá parece el continente, pero no el contenido, ni siquiera en la clásica que más ha cambiado a lo largo del tiempo, como es la que cierra la temporada.

En contra de lo esperado, la fuga del día tuvo a corredores muy en forma como el letón Skujins, no por casualidad compañero del ganador final.… Leer más

Séptimo Tour en ocho años para el Sky, ¿qué me estás contando de “gran carrera”?

Séptimo Tour en ocho años para el Sky, ¿qué me estás contando de “gran carrera”?

Como en las películas malas, el Tour de Francia ha tenido varios finales. Parecía que iba a acabar en la única etapa de montaña de la carrera, y el único ataque que hubo en el grupo fue para el vencedor final; parecía que iba a acabar en Tignes con una cabalgada legendaria a 40 km. de meta, y acabó en la cima de L´Iseran, aunque en ese momento no lo supiese nadie; parecía que fuese a acabar en Val Thorens tras una etapa de 120 km., y lo hizo tras una de 59 km.

Una película mala de narices, pero entretenida. Así ha sido el Tour 2019, que los mismos que dijeron que la Vuelta 2012 había sido “la mejor de la historia” -una en donde un corredor ganó cinco etapas al sprint- ya están diciendo que ha sido el mejor Tour “en décadas”. ¿Cómo puede ser posible cuando el equipo que somete a puño de hierro esta carrera desde 2012 ha logrado el primer y el segundo puesto de la general?… Leer más

Guillén se apodera del Dauphiné

Estaban suficientemente avisados que el recorrido de este Dauphiné 2019 era una mierda pinchada con un palo, y así lo han confirmado las etapas y la general final. Es increíble como el guillenismo ha arraigado en ASO, que se va a tener que comer enterito un mojón de prueba que ha provocado bostezos y que, en la última etapa y de solo 113 km. (“las etapas cortas favorecen los ataques”), no ha visto ni un solo desafío al líder, a pesar del escaso margen en la general.

Poels, que ya había ganado el sprint del grupo el viernes, ganó el sábado la única etapa con final en alto, demostrando una vez más que es uno de los mejores corredores del pelotón cuando A) los porcentajes están por encima del 12% B) cuando hace un tiempo de perros. En el final de Pipay únicamente se verificó el punto B), porque era un puerto tendidísimo compensando por su longitud cercana a los 20 km.… Leer más

Roglic gana la renovada Itzulia

¿Donde lo habíamos dejado? Ah sí, la Vuelta al País Vasco, la carrera que languidecía con la crono final, y que este año ha experimentado dejando la montaña para los dos últimos días, y la crono larga en mitad de la carrera, totalmente llana. Todavia no se podía responder a la pregunta planteada de ¿ha cambiado la carrera?, y ahora sí: lo ha hecho para mejor, aunque la crono haya sido de nuevo la etapa decisiva.

Ni bonificaciones, ni nada. Roglic ganó de manera imperial la etapa de Lodosa (4″ por km. a los escaladores del Movistar, se dice pronto) y después se ha dedicado a gestionar, de manera muy exitosa, su renta. El equipo no daba para más -la estructura del Jumbo no está acostumbrada a esto, y no suelen ganar generales- y tampoco se vio en situaciones muy comprometidas. Cuando pasa esto, el corredor aislado se suele beneficiar del trabajo del equipo que quiere ganar, y es muy difícil salir de la dinámica.… Leer más