El dilema del Bora

En Decadencia-Adriático tocó entrenamiento con dorsal. Escapada concertada, siguiendo el esquema descrito aquí, en la que dejaron meterse a dos Bardiani, un Gazprom-RusVelo, un Cofidis, un Neri Sottoli y un Israel Cycling Academy. Ni uno más, ni uno menos. Y sí, exactamente los equipos invitados. Y sí, sin ningún World Tour. En los medios tradicionales ponen vídeos de caídas -un gran día con la CRE inaugural-, pero esto jamás, porque forman parte de la Mafia que les da de comer.

Era una de las dos etapas largas de 220 km. -otros años llegaba a 240 km- y era un entrenamiendo de fondo para la Sanremo, como toda la carrera en sí. Llamarlo competición sería excesivo, porque aplicaron el metrónomo a fuerza de bien con los infelices de la fuga: les dejaron a 5 km. del final, un territorio donde no hay ninguna esperanza para el 95% de los corredores del pelotón, que un día más han preferido ir en el grupo a intentar el asalto de la etapa.… Leer más

 

Una auténtica etapa del Tour (actual)

Una auténtica etapa del Tour (actual)

Después de dos días trepidantes por el viento y la entrega de los ciclistas, hubo pacto mafioso para llevar una etapa de 200 km. totalmente controlada y de pedaleo con dorsal. Los believers de este deporte dirán que era porque había viento de cara durante los 170 primeros kilómetros, y los que llevamos tiempo viendo el fenómeno de cómo las etapas llanas acaban siendo escamoteadas al espectador tenemos una nueva muesca.

Después del primer sprint intermedio (km. 24, Kwiatkowski sobre SMS Sánchez) se formó una fuga de ocho corredores, lo normal cuando se llevaba una hora de carrera -¡el viento de cara tenía que ser huracanado!-, pero el pelotón no les dejó ir por delante, porque….porque…tocaba descanso. En las crónicas se lee que era porque estaba Turgis -a pocos segundos del liderato- y algún sospechoso habitual de no parar -De Gendt-, pero la realidad es que la fuga que finalmente se formó fue la de siempre.… Leer más